3 días con el I-Port Advance

45513301_749902702031283_1285753813596110848_o

Siempre me ha llamado la atención el mundo de las bombas de insulina. Me pregunto a diario si será muy complicado manejarla, como podré hacer deporte con ella, si será incómoda para dormir, o si a la hora de poner el catéter duele mucho. Me da mucho respeto ese tema, pero también soy muy curioso por naturaleza  y me gusta investigar con todo lo que se preste a ello.

Como mi endocrino no quiere ponerme la bomba de insulina porque según él estoy muy bien controlado y no la necesito, he decidido probar el I-Port Adavande de Medtronic durante 3 días y contaros mis sensaciones.

Antes de nada quiero decir que mi endocrino es uno de los mejores profesionales con los que me he encontrado, aunque no esté para nada de acuerdo en lo de: “si estás bien controlado, no te ponemos bomba de insulina”.  Creo que no es justo ni lógico, porque si previenes un daño y pones solución antes de que pase mucho mejor, tanto para la administración como para el paciente, pero sobre eso escribiré en otra ocasión.

Vamos a lo que importa: el I-Port Advance de Medtronic.

Para empezar, tengo que admitir que no sabía ni que existía este instrumento. Lo averigüé de forma casual en una conversación con una compañera de la Asociación Granadina de Diabetes (AGRADI), en la que hablábamos sobre bombas de insulina y el tormento de tener que pincharme un mínimo de 4 veces al día.

Para el que aún no lo sepa, el I-Port Advance es un pequeño puerto de inyección para las personas que nos tratamos con múltiples inyecciones de insulina, y con ello lo que conseguimos es reducir el número de punzones cutáneos, pinchando la insulina directamente sobre este instrumento.

Me puse a ver vídeos sobre cómo se ponía y comentarios acerca del I-Port Advance, incluso pregunté por redes sociales quién lo estaba utilizando y qué opinaba sobre él. Y como casi siempre  respondieron a mis dudas con multitud de comentarios tanto a favor como en contra, lo que me hizo dudar aún más. Al final, más por la curiosidad que por las ganas, hablé con mi amiga y decidí pedirle uno prestado.

Toda la información la podréis encontrar en el siguiente enlace:
https://mmc.medtronic-diabetes.com/iport/es/

Elegí ponérmelo durante unos días que iba a estar fuera de casa, viajando y rompiendo por completo con la rutina diaria.

En la web de Medtronic hay un vídeo explicativo muy sencillo sobre como insertar el I-Port. He de reconocer que me daba un poquito de miedo por si no sabía hacerlo bien, pero la verdad es que es bastante fácil y no duele nada. Así que no os asustéis por las dimensiones en las que viene el I-Port porque es indoloro.

Una vez puesto, ya sólo quedaba estrenarnos con nuestra primera puesta de insulina.

Me coloqué el puerto de inserción en la barriga, una zona de mi cuerpo en la que me suelo inyectar muy pocas veces, por lo que el efecto de ésta es bastante más rápido y eficaz. Como curiosidad os diré que me tuve que reducir las unidades de insulina rápida que usaba a diario.

Los días avanzaban y era bastante cómodo. Tenía un dispositivo en mi cuerpo que apenas notaba, no me dolía, era fácil inyectar la insulina y me ahorraba un montón de punzones diarios.

Lo que sí es verdad, y no sé si a alguno más le habrá pasado, es que finalizando el segundo día empezó a dolerme un poco. No era un dolor exagerado ni nada molesto, pero sentía una pequeña sensación de incomodidad.

Por lo general, puedo decir que ha sido bastante satisfactorio.

Ahora vamos a echar números.

En un día normal en el que no hay muchos sobresaltos en los niveles de glucosa me inyecto insulina 4 veces.

Cada 3 días serían 12 punciones, y en un mes un mínimo de 120 pinchazos.

Hay que tener en cuenta que el I-Port hay que cambiarlo cada 3 días, por lo que sería un pinchazo cada 3 días.

Es decir, si utilizo este dispositivo durante 3 días me estoy ahorrando 9 inyecciones de insulina.

Si  lo utilizase durante todo un mes necesitaría 10 I-Port Advance, y ahorraría un mínimo de 110 pinchazos.

Como podemos comprobar se reduce de forma muy amplia el número de inyecciones.

Y como nada de esto es barato lo que he decido hacer es volver a utilizarlos de forma esporádica: bien en viajes, cuando salga por completo de la rutina o en el mes más fatídico para mi control de la diabetes: Diciembre y Navidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s